Centro de Estudios Homeopáticos de Argentina
FARMA GREEN
Instituto Hahnemanniano Internacional

Unidad Introductoria

Farmacotecnia

CURSO DE FARMACIA HOMEOPÁTICA

Docente / Tutor del Curso:
Farmacéutico Néstor Brizuela
homeopatiaargentina@gmail.com

Programa Ver Programa del Curso

Programa Leer Nota del Farm. Néstor Brizuela
en Revista del Colegio de Farmacéuticos
de la Pcia. de Córdoba

Información


Un tratamiento homeopático efectivo depende básicamente de 3 factores:

INTRODUCCIÓN:

A lo largo de estas páginas iremos desarrollando la técnica de preparación de los medicamentos homeopáticos y los conceptos fundamentales para comprender esta disciplina, pero bien vale un primer comentario. . . . . .

¿Hay que creer en la Homeopatía?

¿Es apropiado que un profesional exprese: “Yo creo en la Homeopatía” o “Yo no creo en la Homeopatía”?

Imagínese a un colega diciendo: “yo no creo en los antibióticos” o “yo no creo en las vacunas”

Es que la cuestión no pasa por creer (válido para la religiones) sino por saber. Sería más apropiado que se diga “ese profesional no sabe de Homeopatía” o “ese otro sabe Homeopatía”

El Curso contendrá no solo la manera de elaborar correctamente el medicamento homeopático, sino que también se hace necesario incluir breves nociones de los principios fundamentales de la Homeopatía para una correcta formación del profesional.

Lamentablemente son aún muy pocas las Farmacias que saben de Homeopatía. Los medicamentos homeopáticos son muy delicados y se debe tener conocimiento de su conservación y estar capacitado en la técnica de preparación y para su dispensación.

También tener conocimiento de lo que es Homeopático y lo que no lo es.
La técnica no es compleja ni requiere de grandes inversiones; con la formación profesional que ya posee un Farmacéutico, los contenidos de este curso le serán suficientes para un perfecto conocimiento del sistema farmacotécnico especial y propio de la Homeopatía.

Para la organización del curso de Farmacotecnia Homeopática por razones didácticas, vamos a comenzar con una noción general acerca de la preparación del medicamento homeopático, para detenernos en temas específicos, abordados en cada una de las 17 unidades, ya con un conocimiento general de la totalidad del proceso.

La Homeopatía consiste en dar al enfermo una sustancia a pequeñas dosis; esta sustancia será aquella que: experimentada en un hombre sano ha producido los mismos síntomas que está presentando el hombre enfermo a tratar.

Los procedimientos para la preparación de estas pequeñas dosis que constituyen el medicamento homeopático son muy sencillos ya que básicamente se trata de diluciones y agitaciones, sin embargo resulta imprescindible observar ciertos cuidados para implementar estas técnicas y así garantizar la entrega de un medicamento homeopático de calidad. Ante la dificultad de realizar controles de calidad del producto homeopático terminado, se recomienda implementar procedimientos técnicos apropiados durante el proceso de elaboración.

Las materias primas en Homeopatía son:
- alcohol,
- agua destilada,
- lactosa y
- glóbulos de sacarosa;

y la drogas de partida pueden ser Tinturas Madres o dinamizaciones ya preparadas o drogas de los reinos vegetal, animal y mineral si es que se desean preparar las propias tinturas.

En todas las preparaciones homeopáticas el agua debe ser destilada, ya que no basta que el agua esté exenta de agentes de fermentación, y elementos orgánicos, sino que también debe estar exenta de componentes químicos. El agua destilada a emplearse debe ser lo más pura posible.

Respecto al alcohol, diremos que al igual que el agua, debe estar libre de impurezas, tales como aldehidos y alcoholes superiores. En época de Hahnemann se usaba exclusivamente el alcohol de vino; en Europa y América del Norte se utiliza el alcohol de granos (Alcohol de Cereales). En nuestro país se comercializa Alcohol de cereales y de caña de azúcar (más generalizado). Veremos que se utiliza alcohol de 80° y 70° para preparar dinamizaciones; de 45° para dinamizaciones que se conservan en stock, y de 20° para expendio en forma de gotas para su uso y para disolver las trituraciones.

Durante el proceso elaborativo se realizan una serie de diluciones en proporciones que pueden ser de 1:100 (Escala Centesimal) o en proporción 1:10 (Escala decimal), o también diluciones en la proporción 1:50.000 (Escala Cincuenta Milesimal).

Pero, ¿Homeopatía es sólo diluir?

No. Entre dilución y dilución se lleva a cabo un proceso de agitación enérgica por golpes firmes denominado sucusión.

Llamaremos Dinamización a un proceso en el que interviene la dilución y la agitación o sucusión.

Dilución + Agitación (sucusión) = Dinamización

Estas dinamizaciones Homeopáticas así obtenidas se utilizan para impregnar los glóbulos, o para preparar formas farmacéuticas como gotas y otras formas farmacéuticas homeopáticas destinadas al expendio al público que las solicita.

Información


DINAMIZACIÓN

Hahnemann, el creador de la Homeopatía, comenzó a ensayar observando cuál era la cantidad más pequeña de sustancia que podía administrarse sin efectos tóxicos y que fuese capaz de producir una respuesta biológica en el organismo. Después de muchos años de estudios rigurosos descubrió un método de dilución de las sustancias, mediante el cual, se conseguía MINIMIZAR SUS PROPIEDADES TÓXICAS Y ELEVAR SU CAPACIDAD CURATIVA. A este proceso farmacéutico lo denominó "Potenciación o Dinamización".

La Dinamización consiste en un proceso farmacéutico de diluciones sucesivas y agitaciones entre cada una de ellas. Si el medicamento es soluble, se diluye 1 parte en 9 de alcohol; después se mezcla bien golpeando para ello el frasco que contiene la mezcla contra una superficie firme. Este proceso de golpes se lo llama sucusión; por consiguiente la Dinamización no es solo una dilución, sino que se trata de una dilución + sucusión. Este proceso se repite tantas veces como sea necesario hasta alcanzar la deseada concentración final de la dilución. Las concentraciones más frecuentes resultan de hacer una dilución 3, 6, 30, 200, 1.000, 10.000 veces (a partir de la treinta no se hacen manualmente; se pueden utilizar aparatos mecánicos especiales denominados dinamizadores).

Las sustancias que se encuentran diluidas en la proporción de 1 parte en 9 se denominarán potencias decimales y se simbolizan con una letra X luego de la cantidad de diluciones que se han realizado, por ejemplo: 3X, 6X, 30X, 200X, etc. siendo los números 3, 6, 30, 200, etc. la cantidad de veces que se repitió el proceso de dilución. También se las identifica con la "D" de decimal; o sea: 3D, 6D, etc.

3D = 3X
6D = 6X etc.

Si fueron diluidas en proporción 1 en 99 se denominarán potencias Centesimales y se indican con la letra "C", o sea: 3C, 6C, etc. También se las identifica con las letras CH. La "CH" quiere decir Centesimal Hahnemanniana.

3C = 3 CH
6c = 6 Ch

Las diluciones se utilizan para todas las sustancias vegetales, animales y minerales solubles;

pero ¿Qué ocurre si la sustancia es insoluble?

Cuando la sustancia no puede ser disuelta en alcohol o agua, (por lo general son minerales los que no se diluyen en alcohol) la sustancia debe ser triturada: es decir que se mezcla el polvillo mineral con lactosa en un mortero, y se tritura frotando con el pilón hasta llevar la preparación a la mayor posibilidad de refinación. Todas las trituraciones, cuando han sido llevadas a la 3 CH o hasta la 6 D, están divididas en tal forma, que se tornan aptas para disolverse en un medio líquido (alcohol y agua, como ya se ha mencionado).

Las diluciones o soluciones extractivas de las Drogas de partida, en alcohol se denominan "Tintura Madre". El alcohol, el agua y el polvo de lactosa se denominan "vehículos".

Para obtener dinamizaciones homeopáticas, se parte de la Tintura madre o de otras dinamizaciones inferiores.

Por ejemplo: Se diluye una parte de Tintura Madre de Chamomilla en 99 de alcohol, se agita, y obtenemos Chamomilla 1 Ch. Tomamos una parte de esta preparación y la diluimos con otras 99 partes de alcohol y agitamos; hemos obtenido Chamomilla 2 CH. Si continuamos en la misma forma, en cada nueva dilución y agitación, aumentaremos las dinamizaciones a 3 CH, 4 CH, etc.


Si se han hecho pocas diluciones (3 ó 6) se suele decir que el medicamento homeopático es una dinamización o potencia baja. Aquellas sustancias que han sido dinamizadas menos de 30 veces (6, 12, 3) se consideran potencias bajas, mientras que aquellas que han sido dinamizadas un número mayor de veces se consideran potencias medias (30, 200). Las Dinamizaciones altas corresponden a 1.000 y mayores.

Las potencias altas son utilizadas cuando el medicamento homeopático más apropiado para dicho paciente está perfectamente identificado por el homeópata y cubre los síntomas mentales y generales bien definidos y perfectamente individualizados.

La potenciación difiere de la simple dilución. Los homeópatas han descubierto que los medicamentos homeopáticos no actúan si sólo han sido diluidos repetidamente sin una agitación vigorosa o si han sido diluidos solamente en grandes cantidades de líquido. Los medicamentos homeopáticos tampoco actúan si sólo se agitan vigorosamente.


Hasta aquí hemos visto una descripción general de las dinamizaciones que a lo largo del curso ampliaremos detalle por detalle, pero estas dinamizaciones no son utilizadas para la venta al público, sino que son dispensadas colocando unas pocas gotas de la dinamización en un vehículo, generando una de las siguientes formas farmacéuticas.

 

PRINCIPALES FORMAS FARMACÉUTICAS UTILIZADAS EN
HOMEOPATÍA:

Cuando hablamos de agua siruposa, nos referimos a agua destilada con un 10 a 15% de jarabe simple, preparada en el momento de usarla.

  • Gotas: Pueden ser de Tintura Madre o dinamizaciones. Si no se indica otra cosa se expende en envases de 15 ml. - un vehículo de alcohol de 20%, al que se le agregan II (dos) gotas de dinamización por cada mililitro -.

 



  • Glóbulos: Esta es una forma muy generalizada de administración de medicamentos homeopáticos. Están hechos de azúcar de caña o azúcar de leche; son completamente solubles en agua, son de forma esférica y su tamaño va del número 1 al 10, los números 2 y 3 son los más usados. Se vierten sobre ellos algunas gotas de dinamización (las suficientes para humedecerlos completamente). Si no se especifica otra cosa, la cantidad a dispensar es de un envase con 15 gramos de glóbulos. Se debe tener la precaución (como todo medicamento homeopático), de mantener el envase correctamente cerrado, lejos de la luz y el calor, y no ser expuestos a ningún tipo de radiación (eléctrica, microondas, rayos x, telefonía celular, etc.) ni emanaciones olorosas.

  • Papeles: Se realizan agregando a 0,5 gramos de lactosa, III (tres) gotas de dinamización. El papel es utilizado para una sola toma, y por lo general se utilizan en dinamizaciones altas (1000 en adelante). Esta forma farmacéutica es utilizada por algunos homeópatas unicistas.

  • Tabletas: se preparan exclusivamente de azúcar de leche, que luego se impregna con la dinamización homeopática deseada. Antiguamente se preparaban en tableteros haciendo en un mortero una pasta bien dura con lactosa y alcohol, luego se rellena el molde extendiendo la pasta y se prensa. Una vez que la pasta es secada, quedan las tabletas inertes. Se pueden preparar tabletas también con las trituraciones directamente, aunque no es usual. Los proveedores habituales de homeopatía comercializan tabletas de lactosa ya preparadas para realizar luego la impregnación con la dinamización.

  • Aceites: Es para uso externo, y al igual que las lociones y pomadas su utilización es de uso corriente en los masajes. Se obtienen mezclando un aceite vegetal con la tintura madre requerida.

  • Lociones: tienen distintas aplicaciones: para uso capilar, compresas, fomentos, colirios, gargarismos, etc. Para las lociones el vehículo es alcohol de 60°, con un 1% de dinamización homeopática, en envases de 200 a 300 centímetros cúbicos. Para las soluciones, el vehículo, en cambio, es agua con un 5% de alcohol y un 1% de dinamización, en envases de 250 a 1000cc.

  • Pomadas y Ungüentos: el excipiente varía de acuerdo a su forma de preparación. Suele ser vaselina, vaselina y lanolina, o crema base neutra hidrosoluble. Se le adiciona la Tintura Madre, Dinamización o Trituración.

Si bien la homeopatía habitualmente no utiliza sus medicamentos en la forma farmacéutica para uso externo, algunas Tinturas Madres son utilizadas en forma externa, como por ejemplo:

Arnica, Caléndula, Eucalyptus, Hamamelis, etc.

Resulta apropiado aclarar que hay toda una técnica con cuidados especiales en la preparación de medicamentos homeopáticos, como así también en lo referente a las condiciones ambientales y la limpieza del instrumental, frascos etc. que desarrollaremos a lo largo de este curso.

En caso de no contar con el laboratorio homeopático apropiado, hay quienes derivan la preparación a alguna Farmacia con laboratorio Homeopático de su conocimiento que se dedique a prestar este tipo de servicio de preparación de medicamentos. En estos casos será igualmente imprescindible que el Farmacéutico tenga conocimiento de la conservación y condiciones de almacenamiento y técnicas de impregnación de este tipo de productos para el expendio de las dinamizaciones vehiculizadas en sus diferentes formas farmacéuticas.

Información